Castellón
23 Abril 2022, 14:42
Actualizado 23 Abril 2022, 15:19

La jornada 30 de la LEB Oro reflejó como nunca la bipolaridad del Cáceres. Los verdinegros saltaban a la cancha de un rival directísimo como el TAU Castelló dispuestos a aferrarse al playoff, y eso se haría notar en la primera mitad. Inicio trepidante en un primer cuarto en el que la igualdad era la tónica, pero en el que los de Roberto Blanco hacían valer sus credenciales. Credenciales que los llevarían al dominio absoluto en el segundo. Comandados por un Schmidt totalmente imparable, los verdinegros llegaban al descanso tras haber conseguido hasta 14 puntos de ventaja. 

Pero todo cambiaría tras el paso por los vestuarios. Los castellonenses no solo conseguían recortar distancias, sino que terminaban adelantándose en el marcador. El Cáceres se sumía en una sequia anotadora en la que nada daba resultado. Esa sería la tónica en el último cuarto, en el que los de Roberto Blanco seguirían intentando reencontrarse con su yo de la primera mitad, mientras que los locales no paraban de agrandar la brecha en el marcador. 104 a 84, y descalabro consumado. La cara oscura del Cáceres no se ha ido. 

Comentarios