26 Abril 2022, 21:40
Actualizado 26 Abril 2022, 21:40

El pasado verano, Carlos Cinta llegaba al Don Álvaro. Lo hacía tras haber dejado el club de su vida, un Mérida con cuyo filial había conseguido despuntar y que le llegó a abrir las puertas del primer equipo en Segunda B. Pero la suerte no estuvo con el delantero. Los romanos tenían otros planes para él: "Yo quería jugar como mínimo en Tercera, pero ellos me querían para el filial en Primera Regional", indica. Una decisión, la de irse  del club de su corazón, que podría haberle afectado dentro e incluso fuera de lo profesional, pero no fue asi. "Yo estaba bien, con fuerza", asegura, "es un pueblo en el que ya había estado dos temporadas, me siento en casa". 

Y es que arrancaba una temporada difícil de olvidar. Cinta se convertía en el máximo goleador de la categoría y el Don Álvaro conseguía la permanencia en la última jornada. "Me puse llegar a los quince goles, como límite... y he hecho dieciséis", comenta. Pese al logro, el emeritense no deja de exigirse: "Esperábamos habernos podido salvar antes, no haber llegado a este límite de ganar si o si", en referencia al partido contra el Aceuchal del pasado domingo. 

Cinta es feliz en Don Álvaro, pero busca su futuro en divisiones superiores. Respecto a si respondería a la llamada de su anterior club responde que "sí, sí volvería". 

 

Comentarios