18 Mayo 2021, 13:32
Actualizado 18 Mayo 2021, 15:38

Esta mañana estaba previsto que comenzase en la Audiencia Provincial de Badajoz el juicio por el tiroteo ocurrido en la barriada pacense de 'Las Ochocientas' en noviembre de 2017. Un suceso en el que murió un hombre de nacionalidad holandesa y origen marroquí tras recibir un disparo en la cabeza.

Finalmente, jueces, abogados e imputados han entrado en la sala, aunque para dar a conocer que la vista quedaba aplazada a mañana miércoles a las 9.00 horas. El motivo ha sido que uno de los tres magistrados del tribunal tenía que vacunarse contra la COVID-19 este mediodía.

En el banquillo de los acusados se sientan cinco personas, para las que la Fiscalía de Badajoz pide penas de hasta 13 años de cárcel.

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, los hechos se produjeron en noviembre de 2017 cuando un vecino de Las Ochocientas contrató a un sicario para dar un escarmiento a otros vecinos de la barriada por un tiroteo anterior, ocurrido también la zona.

El sicario contratado, residente en Málaga, llegó a 'Las Ochocientas' a primera hora de la noche junto a otros tres compinches, y empezaron a disparar con armas cortas y largas de fuego contra la vivienda que les habían indicado. Fuera había dos mujeres, que huyeron como pudieron del lugar. Una de ellas fue herida en un muslo por un perdigón.

En ese momento, prosigue el escrito de la Fiscalía, dentro de la vivienda se encontraba un hombre, que con una escopeta disparó contra los atacantes. Éstos se dirigieron hacia el vehículo para emprender la huida, pero en ese momento fueron también atacados presuntamente por otros dos hombres desde unas azoteas.

Desde esas azoteas se produjeron varios disparos. Uno de ellos alcanzó al sicario en la cabeza y le provocó la muerte.

Se desconoce quién disparó

La investigación de la Policía Nacional no ha podido esclarecer quién disparó e hirió del muerte al sicario.

Por eso, se sientan en el banquillo cuatro personas acusadas de un delito de homicidio en grado de tentativa, para las que la Fiscalía solicita entre 5 y 13 años de cárcel. El quinto acusado se enfrenta a un año de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas.

El juicio comenzará definitivamente mañana miércoles en la Audiencia Provincial de Badajoz y continuará el jueves y el viernes, día en el que está previsto que acabe y pueda quedar visto para sentencia.
 

Comentarios