21 Enero 2022, 11:45
Actualizado 21 Enero 2022, 11:51

Los hechos ocurrieron el 14 de octubre de 2019. Sobre las 20:45 horas, los agentes acudieron a un establecimiento de la ciudadde Badajoz alertados por la denuncia de una empleada sobre la sustracción del dinero de la caja registradora.

Los policías procedieron a identificar a los clientes que se encontraban en el establecimiento, pero uno de ellos, se negó a facilitar datos sobre su identidad. Por este motivo, los agentes procedieron a su detención y lo llevaron a dependencias policiales para proceder a dicha identificación. 

Durante el traslado a la comisaría, el detenido mostró una actitud violenta y amenzante hacia los agentes, según indica el auto de sentencia, dirigiéndose a ellos con expresiones como: "sois unas mierdas, mañana nos vamos a ver las caras, no sabéis con quien estáis dando ,Badajoz es muy chico, ya os pegaré el susto”.

Ya en comisaría, continúa el auto, al continuar con esta actitud, fue finalmente detenido y trasladado a los calabozos. Durante dicho traslado, y cuando se encontraba sentado un banco de hierro para ser cacheado, agarró el asiento e intentó golpear a uno de los policías. Otro agente acudió a ayudar a su compañero y, cuando intentaron reducirle, el detenido consiguió arrebatarle la pistola, y apuntó contra el cuerpo, zona de pecho y abdomen, de los dos agentes, intentando dispararles en reiteradas ocasiones. El arma, en esos momentos, se encontraba descargada.

Según aparece en la sentencia, el condenado no conocía que el arma no tenía munición, por lo que al intentar dispararla, quiso agredir con ella a los agentes. Como consecuencia del altercado, ambos policías sufrieron policontusiones y uno de ellos, incluso, estrés postraumático.

 

Condenado a siete años y medio de prisión

Por todos estos hechos, la Audiencia Provincial de Badajoz condena al agresor a tres años de cárcel, nueve meses y un día por cada uno de los dos delitos de homicidio en grado de tentativa y otro delito de atentado a agente de la autoridad. Además, el procesado deberá pagar una indemnización de 6.805 euros para uno de los agentes y de 8.400 para el otro. 

La Fiscalía pedía para él 4 años de prisión por el delito de atentado y 5 años de prisión por cada uno de los delitos de homicidio en grado de tentativa.

Contra esta sentencia, el condenado podrá presentar recurso al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. 

Comentarios