10 Noviembre 2021, 18:50
Actualizado 10 Noviembre 2021, 18:50

Los medicanes son unas estructuras ciclónicas con tintes tropicales que se forman en el Mediterráneo. Cuando hablamos de esos matices tropicales me refiero a que su energía procede del calor desprendido de la condensación del vapor de agua, como ocurre con los huracanes. Se diferencian de las borrascas, en que éstas se alimentan de la diferencia de temperatura entre la masa de aire que empuja y la arrastrada, irrupción que origina los frentes. 

El nombre de procede de la combinación de Medi terranean + Hurri cane, esto es, “huracán mediterráneo”. 

A vista de satélite nos recuerdan a un huracán: una simetría circular bastante lograda, una organización de las bandas nubosas definida (parecido a los frentes de una borrasca, pero de otro origen), e incluso un ojo. Si los vemos a través de los mapas de altura de análisis meteorológico (sobre todo el de temperatura a 850hPa, a unos 1.500m), en su centro se observa un núcleo cálido, que lo difiere del núcleo frío que tienen las borrascas. 

NASA
El medicane "Zorbas", sobre el Jónico en septiembre de 2018.

La existencia de estos fenómenos meteorológicos se conoce de hace varias décadas. El primero fue detectado en 1983 por los meteorólogos estadounidenses Ernst y Matson y lo publicaron en el artículo “Mediterranean Tropical Storm?” (“¿Una tormenta tropical mediterránea?”). 

Como te digo, son parecidos, pero no iguales a los huracanes ni a los tifones que vemos por televisión. Todo indica que el proceso de formación de los medicanes consta de dos fases. El primero es similar al de las borrascas (de hecho, muchos de ellos, por no decir que todos, son originariamente una de ellas): una masa de aire de distinta temperatura empuja a otra, formándose las líneas frontales y alimentándose de esa diferencia térmica. Es lo que los meteorólogos llamamos un proceso baroclínico y que no aparece ni en los huracanes ni en los tifones. Con el paso de los días, la espiral de la borrasca va retorciéndose, pasando a un mecanismo barotrópico, convectivo, cuyo motor energético está en la diferencia de temperaturas que hay entre la cálida superficie del Mediterráneo y el aire que reposa en la parte superior. 

previ
Mapa de temperatura a 850hPa, donde se aprecia el núcleo cálido el medicane Zorbas.

El remolino central (al que técnicamente se llama vórtice) va ganando fuerza (los físicos decimos que aumenta su vorticidad) y esto potencia aún más la evaporación del agua del mar, suministrando más y más energía a este centro de bajas presiones, realimentándose y, por tanto, fortaleciéndolo y estructurándolo cada vez más. 

Estos sistemas ciclónicos (tienen este adjetivo porque los vientos giran en sentido antihorario) llevan asociados fuertes vientos y precipitaciones torrenciales. 

 

La muerte de un medicane es similar a la de los huracanes y los tifones: sucede cuando pierden la energía procedente de la evaporación del agua del mar. En nuestro caso, por darse en el Mediterráneo, esto ocurre cuando tocan tierra. 

previ
Medicane "Qendresa" que afectó al norte de África en noviembre de 2014.

En este escenario actual de cambio climático de origen antropogénico, se ha observado una tendencia al alza en la temperatura superficial del Mediterráneo, además de ondulaciones más frecuentes y exageradas de la corriente en chorro (los vientos en altura que forman borrascas). Estas dos circunstancias podrían hacer que estos fenómenos atmosféricos se vayan convirtiendo en cada vez más potentes (hasta equipararse a los de categoría 1 de sus homólogos tropicales, con rachas de viento entre los 120 y los 150km/h) pero más esporádicos según las últimas investigaciones. 

Los medicanes no tienen una temporada de aparición como ocurre con los huracanes del Atlántico

Debido a las líneas costeras densamente pobladas en el Mediterráneo, los medicanes tienen un daño potencial muy alto, por lo que numerosas vías de investigación están encaminadas a descubrir la física que envuelve a estos singulares huracanes mediterráneos. 

Más info aquí http://meteorologia.uib.eu/medicanes/introduction.html , aquí: https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2018GL081253 y también aquí: https://journals.ametsoc.org/view/journals/clim/30/1/jcli-d-16-0255.1.xml
 

Más Información
Imagen

Los científicos avisan sobre futuros huracanes más potentes

Imagen

Histórica temporada de huracanes este año

Imagen
Tormenta tropical Paulette. Martes 22 de septiembre de 2020

The Walking Dead

 

Comentarios