26 Julio 2020, 17:02
Actualizado 26 Julio 2020, 22:30

Sin duda alguna la semana pasada ha sido la más activa desde el punto de vista meteorológico en lo que llevamos de verano. El martes 21 de julio se dio un episodio de tormentas asociado al avance de un núcleo de aire frío en altura. Hasta 11,8 y 11,6mm se registraron en Puebla de Obando y en Serradilla, respectivamente, además de granizadas en varios municipios pacenses. Según Aemet Extremadura, se detectaron 2.238 descargas eléctricas en la región, 749 en la provincia de Cáceres y 1.489 en la de Badajoz. 

previ
Fuente: Aemet Extremadura

Pero no todos los rayos son iguales: los hay positivos y negativos; y no todos surgen de la nube y alcanzan el suelo. Os contamos algunos secretos de estos fenómenos eléctricos. 

Una descomunal corriente eléctrica

Una tormenta es una gigantesca batidora. Las que conocemos de verano se forman por contraste de las altas temperaturas a nivel del suelo (de 35 a 40ºC) con las que hay en niveles altos (de -10 a -20ºC a unos 5.500m) junto, además, con ciertas condiciones de inestabilidad dinámica (técnicamente, las partes delanteras de las vaguadas). Con estos ingredientes se favorecen corrientes ascendentes de aire, condensándose todo el vapor de agua que arrastran y chocándose y frotándose entre sí las partículas, electrificándose. De igual modo que por fricción se nos carga eléctricamente el pelo al pasarnos el cepillo.


De Física elemental sabemos que hay dos tipos de cargas: las positivas y las negativas, denominadas así por Franklin, el del pararrayos (1706-1790). Las primeras se localizan en la parte superior del cumulonimbo (así se llaman estas nubes) y las negativas en la inferior. Llega un momento en que hay tanta carga eléctrica que el aire no lo puede soportar más. Y eso que el aire es un buen aislante ¡si fuese conductor no podríamos tener una red eléctrica como la actual! Cuando se supera esa tensión de ruptura, que llega a ser de hasta 3kV/mm, es decir que por un milímetro llegan a pasar 3.000V (ten en cuenta que en casa tenemos sólo 250V) salta una corriente eléctrica que conocemos como rayo facilitada, además, por la ionización del aire, puesto que éste se carga eléctricamente.

previ
Fuente: Aemet


Cuatro tipos de rayos

Esta distribución de carga hace que se den varias posibilidades a la hora de aparecer los rayos, dependiendo de su origen y de su destino: positivos (de las cargas positivas a las negativas) y negativos (al revés, de cargas negativas a positivas). Además, se pueden dar: de nube a tierra (los más frecuentes), de tierra a nube, de nube a nube (internube) o en la misma nube (intranube).

previ
Ejemplo de rayo nube-tierra, el 19 de abril de 2020 en Cáceres. Autor: Pedro Palacios
previ
Ejemplo de rayo tierra-nube, el 21 de julio de 2020 en Puebla de Obando. Autor: Feliciano Leo
previ
Ejemplo de rayo intranube, el 23 de julio de 2020 en Castuera. Autor: Álvaro Hurtado

Los más peligrosos son los que se forman la parte alta del cumulonimbo y tocan el suelo ya que su caída puede darse muy lejos del foco tormentoso (más de 10km en algunos casos) y la carga trasportada puede ser hasta 10 veces superior a la de un rayo convencional. 

No olvides protegerte de ellos

En colegio aprendimos que en situaciones de tormenta hay que protegerse de las descargas eléctricas. Y no es para menos. 


En España se estima que cada año mueren una decena de personas por este motivo.

Sí que es cierto que la cifra es mucho menor que hace unas décadas, cuando el trabajo en el campo era más generalizado. Pastores y agricultores eran las principales víctimas por descargas eléctricas al encontrarse a cielo descubierto. 
Sin embargo, no conviene bajar la guardia y recordemos que se recomienda no permanecer en lugares elevados y desprovistos de arboledas. Un árbol aislado es un excelente candidato a la atracción de un rayo. No es mala opción encerrarnos en un vehículo ya que el metal de la carrocería y la goma de los neumáticos nos protegerá de males mayores. 
Y dentro de las viviendas se aconseja no usar el teléfono fijo ya que se han documentado casos de rayos interceptados por los cables y que han afectado al interlocutor.

Más Información
Imagen
my image

Festival de rayos

Comentarios