17 Mayo 2021, 8:05
Actualizado 17 Mayo 2021, 08:00

Calles limpias. Así se llama la campaña de concienciación puesta en marcha por la Asociación de vecinos Ciudad Monumental. Han repartido unas botellas de llamativos colores que sirven para llevar agua con detergente o vinagre para verter sobre los orines de los perros. De esta manera, se pretende evitar los malos olores. 

“Ahora hay una ordenanza municipal que obliga a ello. Y en parte ha sido gracias a esta campaña que se ha extendido a otros barrios de Cáceres”, explica Pilar Fernández, una de las promotoras de la iniciativa. “Nos parece clave mantener el Patrimonio de la Humanidad en el que vivimos limpio y que haya una convivencia lo más perfecta posible entre vecinos y mascotas”. La ordenanza contempla multas entre los 100 y los 750 euros. 

Pero además de la campaña, también reclaman un parque canino. “Cada vez son más las familias que tienen perro y es una necesidad. Son animales que necesitan esparcimiento”, comenta Bri Moreno, coordinadora de Animales Monumentales. Se calcula que en el total de la ciudad de Cáceres hay cerca de 25.000 perros.

Colonias felinas 

Pero en la parte antigua de Cáceres hay más vida animal. “El grupo de trabajo se creó a partir de las colonias felinas. Cuando localizamos una colonia de gatos es porque alguien les está alimentando y les está cuidando. Lo que hacemos es ponernos en contacto con esa persona para poder controlar la colonia”, cuentan en el programa El Lince con Botas de Canal Extremadura

Así se inicia un proceso de captura y esterilización. En el casco histórico, los gatos no solo persiguen roedores, sino que se convierten en una atracción turística. “La colonia del Barrio Judío es una de las más fotografiadas por los turistas porque tienen unos ejemplares preciosos de pelo largo”. 

Las aves también son “animales monumentales”. Este año, con la ayuda de una asociación de Granada, han colocado cajas-nido para que los vencejos puedan anidar. “Estamos en una ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y tenemos muchas aves protegidas”, cuenta Bri Moreno. 

El grupo considera que convivir con los animales es gratificante y satisfactorio para los residentes, pero también supone un atractivo más para los visitantes. Para ellos, perros, gatos o aves también son vecinos de este barrio.

 

 

Más Información
Imagen
my image

Los descubridores de Santa Lucía del Trampal, el tesoro de Alcuéscar

Imagen
my image

El Sexmo de Plasencia: la institución que administraba los bienes comunes

 

Comentarios