22 Julio 2021, 14:50
Actualizado 22 Julio 2021, 14:50

La Torre de Espantaperros de Badajoz volverá a contar en unos cinco meses con campana, tras más de siglo y medio sin su seña de identidad, gracias a la réplica que efectuará una empresa de Montehermoso.

Este jueves han partido rumbo al municipio cacereño los fragmentos de la campana original, que dejó de estar en la céntrica torre a mediados del siglo XIX, restos que servirán de base para confeccionar la réplica, como han explicado a los medios el concejal pacense de Patrimonio, Jaime Mejías, y el maestro campanero Gabriel Rivera.

Mejías ha agradecido la participación de todas las personas que a través de la campaña de mecenazgo efectuada por la asociación Amigos de Badajoz han hecho posible que la réplica de la campaña sea una realidad, tras sumar una partida de 34.000 euros.

Traslado del fragmento de la campana original
Traslado del fragmento de la campana original

Ciudadanía, empresas y asociaciones “han colaborado en este proyecto”, con lo que la réplica será costeada casi prácticamente por suscripción popular, pues ha sido adjudicada por 36.000 euros, a lo que se deben añadir los posteriores gastos para el traslado posterior a la torre o para el acondicionamiento del edificio de cara a la colocación de la campana.

Mejías ha calificado de “histórico” el día de hoy, pues supone el inicio de la construcción de una réplica que permitirá a la ciudadanía pacense recuperar uno de sus símbolos. Gabriel Rivera ha afirmado a su vez que este trabajo es “un orgullo”, pues supone un encargo procedente de la propia comunidad autónoma y la campana tiene además unas características muy específicas y originales.

Según ha explicado, la campana, del siglo XVI, se fabricó a través de tres moldes (macho o parte interna, falsa campana y hembra o parte externa), los cuales se superponen. El artesano ha expresado que la nueva falsa campana deberá ser idéntica a la original, para que la réplica sea perfecta, labor a la que posteriormente seguirá la colocación de la parte externa sobre la interna, creándose el hueco necesario para después verter el bronce fundido.

Entrega del fragmento de la campana antigua a los restauradores
Entrega del fragmento de la campana antigua a los restauradores

Por otra parte, los próximos grandes “hitos” dentro de la recuperación del patrimonio pacense serán, en breve, la rehabilitación del último tramo que queda por remodelar de la Alcazaba (de las puertas de Carros a Capitel), y el arreglo del acceso al museo Arqueológico desde la puerta del Capitel, ha explicado Jaime Mejías.

 

Comentarios