14 Octubre 2021, 14:17
Actualizado 14 Octubre 2021, 14:54

Este 14 de octubre se celebra el día Mundial de la Visión. Y mucho ha cambiado la educación para las personas ciegas o con discapacidad visual en los últimos 70 años.

Nicolás nació en 1963 en Bienvenida, en la provincia de Badajoz. Sus inicios en la etapa educativa no fueron nada fáciles. Padece retinosis pigmentaria desde su nacimiento, una enfermedad degenerativa que le ha ido dejando, poco a poco, sin visión. Estudiar EGB entonces, en aquella España y en un pueblo pequeñito, fue complicado pero posible gracias a su gente cercana. Nos cuenta que "necesitaba mucha ayuda de los profesores, de amigos. Me leían y me hacían los exámenes orales".

"Necesitaba mucha ayuda de los profesores, de amigos. Me leían y me hacían los exámenes orales"

En el Instituto ya aprendió Braille o utilizaba grabación en casetes. Así, con sus herramientas, con sus ganas, logró llegar a la Universidad Complutense de Madrid, donde se licenció en Derecho. Hoy, sólo el 5% de los estudiantes extremeños con discapacidad visual abandona. El porcentaje sube al 18% en alumnos sin discapacidad.

Con ayuda de la ONCE y la Junta

Este curso, 125 alumnos de la región, de coles, institutos y universidad, son ciegos o tienen discapacidad visual. Pero la tecnología no se parece nada a los tiempos de Nicolás. Nos lo cuenta Fernando Iglesias, delegado territorial de la ONCE en la región. Cada pequeño tiene educación personalizada pero inclusiva, es decir, estudian en el mismo centro que el resto de sus compañeros, con su tutor habitual pero avanzando sin barreras. "Requiere herramientas costosas, para que un niño ciego acceda a un ordenador es más cara la adaptación que requiere que el mismo ordenador".

"Para que un niño ciego acceda a un ordenador es más cara la adaptación que requiere que el mismo ordenador"

Las tecnologías han sido claves en la educación. Por eso, Nicolás Ramos hace un llamamiento a las empresas para que diseñen aparatos accesibles. Accesibilidad como, simplemente, programar los electrodomésticos con el móvil. Pequeños pasos, o no tanto, que han logrado que todos ellos y muchos más, los que quedan venir, pudieran estudiar.

 

 

Comentarios