4 Agosto 2021, 13:41
Actualizado 5 Agosto 2021, 14:04

Primer día con libertad de entrada y salida en nueve poblaciones extremeñas tras decaer el cierre perimetral al que han estado sometidas por los casos de coronavirus las últimas dos semanas. Cabezuela del Valle, Ceclavín, Almoharín, Puebla de Sancho Pérez, Puebla de la Calzada, Castuera, Talavera la Real, Guareña y Calamonte vuelven así a recuperar parte de su normalidad.

Un aislamiento que, en general, no ha sido tan duro como los del pasado invierno. Primero porque se han generalizado las vacunas. Y segundo, porque ha afectado más a los jóvenes. La gente mayor o los comerciantes lo han notado menos: "No he notado nada, hay poca alegría porque la hay, pero en el negocio no he notado nada", nos cuenta un empresario de Calamonte. Uno de los cuponeros de la localidad pacense, en cambio, reconoce que sí se nota porque "al estar cerrado no se ve gente de fuera".

Entre los vecinos, más tranquilidad que en anteriores cierres. Tanto es así que en Calamonte se ha podido celebrar hasta el final un campamento deportivo con 400 chicos. 

 

Comentarios