16 Marzo 2022, 14:52
Actualizado 16 Marzo 2022, 14:52

La nube de polvo sahariano que recorre la Península afecta también a los vehículos. Los coches sucios son menos visibles para el resto de conductores, sus cristales impiden ver bien y contribuyen a crear reflejos y destellos. Además la acumulación de suciedad en los faros interfiere también en la luz que emiten, y el polvo acelera el proceso de envejecimiento de los elementos del vehículo. Por eso, desde Norauto, la cadena de mantenimiento integral del automóvil, subrayan la necesidad de limpiar bien el coche antes de conducir para garantizar la seguridad.

Alberto González, mecánico de Norauto Badajoz, insiste en la importancia de mantenerlo limpio ya que "los coches oscuros son menos visibles en carretera", y también limpiar los cristales del vehículo "tanto por dentro como por fuera". 

Revisión por seguridad

También es necesario revisar diferentes elementos de seguridad para evitar contratiempos, como los neumáticos, las luces, los frenos, las escobillas "que tienen que estar en buen estado, explica, para poder hacer su función, y barrer el agua como tienen que hacerlo", asegura, o los filtros del aire "tanto para que la recirculación del coche no tenga más consumo del necesario, como por la calidad del aire que entra dentro del coche", explica Alberto González.

Y, por último, señala que esencial ser prudentes a la hora de conducir. "Como la visibilidad es mucho menor hay que ir más despacito y con mas distancia de seguridad para tener mas precaución", apunta. Y con lluvia y barro en el ambiente se perciben peor las señales y al resto de usuarios, así que se recomienda también mantener la atención y ser previsor. Y, por supuesto, se debe evitar conducir en situaciones extremas donde no se pueda garantizar la seguridad y no haya visibilidad.  

 

Temas

Comentarios