13 Octubre 2021, 18:49
Actualizado 13 Octubre 2021, 21:36

El nuevo Plan de Salud de Extremadura 2021-2028 propone un cambio sustancial de modelo del sistema sanitario. Se ha elaborado en plena pandemia y se planifica dando protagonismo a la participación ciudadana y la prevención de la enfermedad,  la calidad en la atención sanitaria, la salud mental, la inteligencia digital y los resultados en salud, que mide la eficacia del sistema. Según el Consejero de Sanidad, que lo ha presentado en la Asamblea de Extremadura "es un plan que no pertenece a la consejería, sino a la sociedad, con el objetivo de tener un sistema sanitario cada vez mejor".


Se creará la Oficina del Dato, para organizar mejor el conocimiento que se tiene de las enfermedades y darlos a conocer. El Plan apuesta por la desmedicalización y un modo de vida saludable, para lo que será necesaria la coordinación de los servicios sanitarios y sociales. Las propuestas se resume en la medicina 5-P, que explica José María Vergeles como "la medicina Preventiva, Predictiva, Personalizada, de Precisión y Participativa".

Unos 475 profesionales han participado en la elaboración de este Plan, que se revisará cada año y que se proyecta por siete. Contiene tres ejes con numerosos objetivos y líneas de actuación, que persiguen la mejora del sistema sanitario. Mide incluso la incidencia de las enfermedades en función del modo de vida y del entorno, de forma que sea posible la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Los grupos parlamentarios  acogen de forma diferente el Plan. Desde Ciudadanos, insisten en que tendría que haber contado con más profesionales en su elaboración, el PP afirma que echa de menos una mayor atención al mundo rural y el PSOE afirma que mejorará la asistencia sanitaria en la región.

Al inicio del pleno, se ha leído una Declaración Institucional sobre la Salud Mental, en acuerdo con todos los grupos, en la que se han pedido las medidas necesarias para atender las necesidades de esta parte de la población. 
 

 

Comentarios