15 Octubre 2021, 12:57
Actualizado 15 Octubre 2021, 12:57

Con una cuantía media de 688 euros mensuales, casi la mitad de las pensiones en Extremadura se encuentran por debajo del umbral de pobreza, según ha advertido la organización EAPN, para quien "algo no está funcionando bien" en el sistema cuando las pensiones también generan carencias y necesidad.

Así se ha puesto de manifiesto en el acto institucional que este viernes ha acogido la Asamblea de Extremadura con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se conmemora el próximo domingo.

"Algo no está funcionando bien en nuestro sistema cuando las pensiones contribuyen a generar esta pobreza", ha afirmado Lorena Rodríguez, miembro de la junta directiva de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) en Extremadura.

Rodríguez ha presentado en la Asamblea los resultado del informe "El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008–2020", elaborado por esta organización.

Un informe que revela que el 38,7 % de la población de Extremadura, 411.486 personas, estaba en riesgo de pobreza y/o exclusión social en 2020, un punto por encima de la del año anterior, debido fundamentalmente al incremento de la tasa femenina en 3,3 puntos.

Además, 124.000 personas se encuentran en situación de pobreza severa, el 11,7 % frente al 11,5 nacional, una cifra que se ha reducido en cuatro décimas con respecto al año pasado, con lo que hay 3.770 extremeños menos en esta situación.

Además, tras la importante reducción de la privación material severa registrada el año pasado, en 2020 volvió a aumentar hasta situarse en el 8,8 % de la población de la región, 7 % a nivel nacional, que es la cifra más alta de todo el período analizado.

Precisamente, la irrupción de la COVID-19 ha supuesto un "caldo de cultivo para unas consecuencias pospandemia que pueden ser muy perjudiciales", ha señalado Rodríguez, que ha subrayado que detrás de cada dato "hay familias, hay hogares" que obligan a "trabajar por la consecución de metas comunes".

Ha lamentado que la recuperación económica que se esperaba ha sido "destrozada" por la pandemia y ha recalcado que tener un empleo no supone una garantía, pues el nuevo perfil de la pobreza son "personas ocupadas cuyos ingresos no les permiten cubrir las necesidades básicas".

"Hemos naturalizado la pobreza y eso es contrario a no dejar a nadie atrás", ha indicado, al tiempo que se ha mostrado convencida de que la pobreza y la vulnerabilidad se pueden evitar con políticas de redistribución y con "decisión política".

Por su parte, el presidente de EAPN Extremadura, Mehrad Alizadeh, ha incidido también en el impacto que la crisis sociosanitaria de la covid y ha valorado el papel que el tercer sector ha desempeñado durante este tiempo, junto a las administraciones públicas, para acompañar a las personas en situación de vulnerabilidad.

Ha reclamado con "compromiso firme" a los poderes públicos en la lucha contra la pobreza y la exclusión social, así como protección social como un motor de crecimiento inclusivo, que permita a las personas poder disfrutar de su derecho a una vida digna.

En el acto también ha intervenido la secretaria primera de la Mesa de la Asamblea de Extremadura, María Ángeles Camacho, quien ha recordado que la lucha contra la pobreza es el primer objetivo de desarrollo sostenible y ha lamentado que la pandemia ha acrecentado las desigualdades, en especial en las mujeres, los jóvenes y las personas migrantes.

Comentarios