7 Junio 2021, 14:33
Actualizado 7 Junio 2021, 14:33

La Dirección General de Trabajo sanciona a la empresa que lleva el mantenimiento del parque eólico de Plasencia, Siemens-Gamesa, con 20.490 euros. Ratifica la propuesta de la inspección de Trabajo tras acreditar que no se pusieron en marcha medidas de prevención de riesgos laborales, en julio, cuando se produjo un accidente laboral por las altas temperaturas en el interior de un aerogenerador. 
 
Los hechos se produjeron el 15 de julio de 2020. Un trabajador del parque eólico del Merengue, de Plasencia, sufría un accidente laboral, un golpe de calor tras soportar temperaturas cercanas a los 45 grados en el interior de un aerogenerador. Se desvaneció y fue atendido por sus compañeros y el 112.

La Inspección de Trabajo inició un expediente para ver si la empresa que lleva el mantenimiento del parque estaba aplicando prevención de riesgos. Según la resolución de la directora general de Trabajo queda acreditado que no existía un plan específico para el parque, que no tenían acceso a agua fresca y que  no se aplicó ninguna medida preventiva el día del accidente. Ni siquiera existía un protocolo que determinara cómo realizar la tarea ante un exceso de calor.

En el informe se asegura que el accidente se produjo cuando el trabajador estaba en el interior soportando una temperatura cercana a los 45 grados que le produjo un desmayo.  Por todo, impone una sanción a Siemens Gamesa de 20.490 euros 
por una infracción grave en materia de seguridad y salud laboral.

"Una resolución que significa el triunfo de una lucha para que la empresa cumpla en materia de seguridad laboral en el parque del Merengue, ya que se acredita que Siemens-Gamesa ha incumplido de forma grave", explica Alex García, el trabajador que sufrió el accidente. En concreto, un golpe de calor. "Tuve mucha suerte porque mis compañeros y el 112 actuaron muy rápidamente".

 García destaca que no tenían forma de medir la temperatura en el interior de los aerogeneradores, sin agua fresca y el protocolo que se seguía ante el calor data de 2008 y está redactado, asegura, en Dinamarca. Ahora no descarta emprender acciones legales contra la empresa y sus directivos.
 

 

Comentarios