27 Diciembre 2021, 8:47
Actualizado 27 Diciembre 2021, 08:47

Preocupación en la Plataforma Alconchel y Comarca de Olivenza sin Minas. Temen que la venta por parte de Sacyr del 51 por ciento de sus derechos de explotación minera a la empresa Atalaya Mining, que explota las minas de Riotinto, suponga un "desastre medioambiental" para el suroeste de la provincia pacense. 

Sacyr ha vendido veinte permisos de explotación repartidos por más de mil kilómetros cuadrados del suroeste de la provincia de Badajoz, de Olivenza a Monesterio, que forman el denominado Proyecto Ossa Morena. Un cambio de manos que inquieta a los opositores a estos proyectos mineros. Temen que el actual propietario, Atalaya Mining, repita en la región lo que ha hecho en otras partes, como Riotinto y Asturias.

En esta última región la Fiscalía ha solicitado una multa de más de veinte millones de euros por vertidos contaminantes: "Asturias ya no da permisos a este nuevo propietario, Alberto Lavandeira, por antecedentes de haber dejado las balsas tóxicas en abandono; además, lleva la mina de Touro (en A Coruña), con cientos de denuncias por vertidos tóxicos", explica el directivo de la Plataforma Ángel Vicente Piris.  

Además, advierte que se están intentando realizar sondeos en zonas protegidas, una práctica prohibida que han denunciado y en la que tanto Seprona como la Confederación Hidrográfica, aseguran, les ha dado la razón.

El 49% restante de las acciones del Proyecto Ossa Morena pertenece a los actuales dueños de Aguablanca, Phi4tech, promotores también de la fábrica de celdas para baterías de Badajoz. 

Comentarios