Imagen
LA IMPORTANCIA DE LA CALIMA

Cada año se arrojan a la atmósfera entre 1.000 y 5.000 toneladas de material sólido