17 Enero 2022, 15:12
Actualizado 17 Enero 2022, 15:14

Un médico es médico toda su vida. Eso dicen muchos de ellos. Lo han demostrado durante la pandemia. Estaban ya jubilados y han levantado el teléfono para ofrecerse voluntarios, se han asociado para arrimar el hombro, para ayudar. Carmen Hoyos es un ejemplo. Jubilada, trabajó en el centro penitenciario de Cáceres durante toda su vida y estos días está por los colegios vacunando a los niños.

Asegura que cuando explotó la pandemia fueron muchos los profesionales ya jubilados que sintieron esa necesidad de ayudar. La mayoría conocía las deficiencias de personal que tiene la sanidad pero nunca imaginaron que la necesidad creciera tanto y tan rápido. Para Carmen, no tenía sentido quedarse en casa. 

A pesar de que en la gerencia de Cáceres contaban con 32 profesionales jubilados dispuestos a entrar en activo, el SES tardó casi un año en llamarlos. Fue cuando comenzó la campaña de vacunación masiva. Aseguran que recibieron la petición con mucha satisfacción y se encontraron con el agradecimiento de gran parte de la población.

Ahora ayudan en la vacunación en los colegios pero ya se han ofrecido a echar una mano a sus compañeros en los centros de salud. Así se lo han comunicado a las distintas gerencias

 

Más Información
Imagen
my image

Así funcionan los equipos encargados de administrar las vacunas

Comentarios