4 Mayo 2021, 17:10
Actualizado 4 Mayo 2021, 23:38

El confinamiento y las restricciones de movilidad impuestos por los distintos gobiernos del mundo, como herramienta para contener la propagación del COVID-19, han dado la posibilidad a la comunidad científica para estudiar hasta qué punto los gases de efecto invernadero están trastocando la atmósfera. De hecho, las emisiones de contaminantes referidas al transporte terrestre cayeron un 14%, y las referidas al aéreo, un 40.

En las últimas semanas ha visto la luz un nuevo trabajo que estudia la relación entre los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (VOC, en inglés). Éstos son  gases (como son el metano, el butano o el propano) que inciden enormemente en el entramado de reacciones químicas destructoras del ozono. 

Durante la cuarentena los niveles de ozono aumentaron hasta un 30% debido a la disminución de los óxidos de nitrógeno

Para ello, han tomado dos casos de estudio: uno en 2011 y otro en 2020. Los dos tienen en común que se dio una fuerte reducción del ozono debido a un reforzamiento del vórtice polar. Ésta es una estructura formada por fuertes vientos y bajas temperaturas en la base de la estratosfera (entre 10 y 12km de altitud) que impide que el ozono estratosférico (el que nos protege de la radiación ultravioleta solar) llegue a la superficie (convirtiéndose en el “ozono malo”, que es venenoso). Esta situación de “bloqueo” favoreció el aumento de las concentraciones de los VOC y, a su vez, la destrucción de ozono. Esta circunstancia fue aumentada por el incremento de las horas de luz de la primavera. Pero hay una diferencia: que en 2011 no estábamos confinados y en 2020, sí. 

previ
Distribución vertical del promedio de las anomalías del ozono. Se observa en el 2020 una banda azul que corresponde a niveles bajos de ozono en toda la troposfera libre. Fuente: izana.aemet.es

En este trabajo han colaborado más de 30 instituciones de más de 16 países. España ha participado con cuatro meteorólogos de Aemet. Se han tomado medidas mensuales del ozono a lo largo de la vertical de la atmósfera (es lo que se conoce como ozonosondeo) y en 31 observatorios. Para el tratamiento de las medidas han empleado tres métodos distintos llegando hasta los 30km de altura, con una precisión de 100m. 

previ
Ubicación de los observatorios empleados en el trabajo. Se observan fuertes anomalías negativas en los niveles de ozono durante la primavera de 2020. Fuente: izana.aemet.es

Y lo que se ha visto ha sido lo siguiente: en 2011 la disminución del ozono se limitó a las capas altas de la atmósfera (por encima de los 9km), mientras que en 2020 esa bajada se ha visto en todos los niveles (de hasta un 7% en los primeros kilómetros de la atmósfera). Como en 2020 los niveles de NOx y de VOC fueron mucho más bajos que en 2011, se concluye que la contaminación provoca un aumento del ozono, lo cual está en línea con lo defendido por la comunidad científica desde hace años

Más info:
https://izana.aemet.es/reduccion-del-ozono-en-la-troposfera-libre-en-el-hemisferio-norte-debido-a-la-crisis-del-covid-19/#:~:text=Esta%20reducci%C3%B3n%20en%20promedio%20del,varios%20trabajos%20reali….
https://news.agu.org/press-release/lower-atmosphere-ozone-dropped-7-during-covid-19-pandemic-study-finds/

Más Información
Imagen
my image

Extremadura supera ya el límite de contaminación por ozono de todo el año

Imagen

Calentamiento súbito estratosférico: posible causa de Filomena

 

Comentarios