20 Diciembre 2021, 14:52
Actualizado 20 Diciembre 2021, 16:13

El equipo de gobierno de Alburquerque (Badajoz) ha perdido este lunes la mayoría absoluta al agotar la lista electoral con cinco miembros, con lo que la Corporación municipal podría disolverse en enero si presentan su renuncia los concejales de la oposición.

En la sesión plenaria celebrada este lunes, solicitada por la oposición (IPAL y PSOE), se ha abordado eliminar el sueldo de la alcaldesa, Marisa Murillo, y el puesto de asesor-portavoz que ostenta el exalcalde Ángel Vadillo.

Finalmente esta propuesta no ha prosperado al tomar posesión del acta de concejala Ángela Estévez para formar parte del grupo gobernante y conseguir así el empate, con cinco ediles frente a cinco de la oposición, decidiendo el resultado el voto de calidad de la alcaldesa.

En el pleno se ha normalizado además la situación de los miembros corporativos, con dos nuevas renuncias de la lista ganadora en las elecciones de 2019 -cuando el PSOE obtuvo nueve ediles-, con lo que el grupo gobernante, no adscrito, agota la lista electoral con cinco miembros.

De este modo, la Corporación municipal de Alburquerque, que la componen trece concejales, cuenta en la actualidad con diez ediles.

Al término de la sesión, los portavoces de la oposición, Manolo Gutiérrez (IPAL) y Juan Carlos Prieto (PSOE), han explicado que ahora que el Gobierno local no alcanza los siete ediles necesarios para ostentar la mayoría absoluta se presentan dos posibles escenarios "para que Alburquerque comience a revertir esta crisis económica-social y política-institucional".

Uno de ellos sería la renuncia en bloque de los concejales de la oposición, con lo que se disolvería la Corporación al no sumar el grupo gobernante más de la mitad de los ediles , "como la ley exige".

El segundo sería que el PSOE ganador electoral con 9 concejales y partido que expulsó a Murillo por su mala gestión, asigne nuevos concejales, como le corresponde, para junto a IPAL (cuatro ediles) obtener la mayoría absoluta.

Ambos portavoces han señalado que Murillo ha ganado la batalla por mantener su sueldo y el puesto de asesor de Vadillo, "pero han perdido la guerra para mantenerse en la poltrona", en palabras de Gutiérrez.

Ahora habrá que esperar a que la alcaldesa convoque una sesión extraordinaria y urgente, como les pide la oposición, o al último jueves de enero, como es preceptivo, cuando se celebraría sesión ordinaria.

En ella, como todo indica, se incluiría la renuncia de los concejales de la oposición para que posteriormente se disuelva la Corporación y una gestora de la Diputación de Badajoz tome las riendas del Consistorio hasta la celebración de nuevas elecciones locales.

Más Información
Imagen
Entrega de los alimentos donados por los trabajadores de Pinto a los de Alburquerque
my image

La solidaridad, el último recurso para salvar las Navidades de los trabajadores del Ayuntamiento de Alburquerque

Imagen
Protesta en el Ayuntamiento de Alburquerque

El Ayuntamiento de Alburquerque lleva cuatro meses sin convocar plenos para esquivar su disolución

Temas

Comentarios