8 Abril 2021, 21:54
Actualizado 9 Abril 2021, 00:16

La decisión de suspender la vacunación con AstraZeneca a los menores de 60 años ha causado revuelo en la población, sobre todo en aquellos que tienen inoculada la primera dosis de esta farmacéutica.

Desde la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas sostienen que la población debe estar tranquila, pero entienden la incertidumbre y califican de 'despropósito' lo que está ocurriendo en nuestro país. "Con todas estas situaciones que se están creando, están consiguiendo alarmar a la población. Se está creando una alarma social con una vacuna extremadamente eficaz y cuyos beneficios superan infinitamente al posible riesgo. No es normal ni correcto que las autoridades sanitarias actúen de esta manera porque son ellos mismos los que crean la alarma con tantos cambios. Esto no ayuda a generar una confianza en la vacuna. Hay que seguir las directrices científicas y transmitir esta información vacunando a todas las personas que teníamos previsto vacunar", explica José Antonio Forcada, Presidente de la Asociación. 

Importancia de la segunda dosis

Forcada es rotundo sobre la forma de proceder con aquellos que ya han recibido la primera dosis de AstraZeneca. "No se puede permitir que las personas que han recibido una dosis se queden sin una segunda dosis que es necesaria, porque, aunque tengan una inmunidad de un 70-72%, aún así nos quedaría mucha gente desprotegida y que podría enfermar incluso aún habiendo recibido la primera dosis". En esos posibles casos, explica Forcada, aunque no fuera una enfermedad grave, "podrían transmitir la enfermedad". "Es imprescindible completar la segunda dosis, sea a los 3 o 4 meses, y lo más oportuno y correcto sería realizarlo con la misma vacuna". 

 

 

 

 

 

 

Comentarios