23 Marzo 2021, 11:39
Actualizado 23 Marzo 2021, 17:27

Tras la parada preventiva en la vacunación y siguiendo las recomendaciones de la OMS y de la Agencia Europea del Medicamento, mañana miércoles se retoma la vacunación con la vacuna de Astrazeneca. Lo hará con una novedad, pues se extiende el límite de edad en la personas que podrán recibirla, que pasa de los 55 a los 65 años. 

El enfermero cacereño y miembro del Comité Asesor de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas, Alejandro y García, ha explicado en su paso por el programa Primera Hora que la ficha técnica del suero de Astrazeneca no tenía indicado límites de edad que supusieran problemas de seguridad, solo que no había estudios de eficacia hasta la fecha. Ahora, está demostrada una eficacia en personas mayores de 65 años del 80%

Así pues, y con al menos diez años más de margen para vacunar a la población, se retoma la inoculación de dicho suero. Se hace tras la necesaria comprobación por parte las instituciones encargadas de ello de que no pone en riesgo la salud ciudadana.  El enfermero cacereño asegura que "ha quedado descartada la relación entre la vacunación  y las trombosis, pero la investigación sigue abierta y se amplía al resto de vacunas autorizadas. Hay que recordar que ninguna intervención sanitaria es cien por cien segura ni eficaz".

El miembro del Comité Asesor de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas ha reseñado que se han detectado 11 casos de trombos en 17 millones de personas vacunadas. "En su mayoría eran personas jóvenes, en tratamiento de contracepción o en terapia hormonal sustitutoria, pero que dicha relación y contraindicación ha quedado descartada".

Preguntado por  reacciones más frecuentes que genera la vacuna, García ha reseñado la fatiga, malestar general, fiebre, escalofríos, dolores musculares o de cabeza e hinchazón en la zona donde se inocula la inyección. Para aliviar esta sintomatología recomienda la ingesta de un gramo de paracetamol cada seis horas mientras perduren las molestias. En el caso de que las reacciones del organismo sean más severas y persistentes (durante tres días o mas), con problemas respiratorios, o dolores de cabeza repentinos al hacer esfuerzos , recomienda llamar al 112 y ponerlo en conocimiento de los sanitarios para que puedan hacer un seguimiento del caso.

García, defiende la capacidad  y seguridad de las vacunas para salvar vidas  y se refiere a ellas como productos que se enfrentan a estrictos controles de seguridad. Señala que, desde su punto de vista, "el peor efecto de la vacuna es no administrarla".

 

Comentarios