23 Febrero 2021, 16:10
Actualizado 23 Febrero 2021, 16:10

Cuando se cumplen 40 años del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, hablamos con uno de los 12 diputados extremeños que lo vivieron en primera persona desde su escaño del Congreso de los Diputados, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, expresidente de la Junta de Extremadura.

P - Usted estaba sentado en el hemiciclo cuando entró el Teniente Coronel Antonio Tejero. 40 años después, ¿cómo recuerda ese momento? ¿Qué fue lo primero que pensó cuando vio entrar a los guardias civiles? 

R - Pensé inmediatamente que se trataba de un golpe de Estado porque se venía sintiendo en ese tiempo tan convulso. La situación sociopolítica era muy complicada, el presidente Suárez presidía un gobierno y un partido que estaban en descomposición interna y había un malestar ciudadano como consecuencia de lo que los periodistas entonces llamaban "el desencanto", había una ofensiva importante de la oposición parlamentaria con una moción de censura presentada por el PSOE, había dificultades para encauzar el incipiente Estado de las Autonomías y lo que llamaban también los medios de comunicación "el ruido de sables".

"No tuve la menor duda de que estábamos ante un golpe de estado"

En el ambiente estaba que algo iba a pasar. Cuando yo sentí que las puertas de cristal que dan al hemiciclo se rompen porque entra un ujier corriendo y desaforado escaleras arriba y de pronto veo un tricornio y una pistola, pues no tuve la menor duda de que estábamos ante un golpe de estado. Cuando empezaron los tiros se certificó que efectivamente no estaban buscando a terroristas, como en un principio dijeron, sino que estaban intentando terminar con la democracia.

P- Han pasado cuatro décadas del golpe de Estado y hay partidos que cuestionan la Transición española, hoy mismo seis grupos no han participado en el homenaje realizado en el Congreso. ¿Tenemos una democracia plena?

R - Hoy se conmemoraba el triunfo de la democracia sobre el golpe. Quienes no han querido conmemorar eso será porque estaban más de acuerdo con que hubiera triunfado el golpe sobre la democracia. Esto parece que es una deducción absolutamente lógica.

Yo creo que la democracia no es ni plena ni no plena. La democracia o es democracia o no es y quien garantiza que existe un estado democrático es una constitución. La Constitución señala todos los derechos y todos los deberes que tenemos los ciudadanos españoles y la forma que tenemos de resolver nuestros conflictos. Lo que sí falla somos los demócratas, no la democracia. La democracia no es ni llena ni vacía, ni plena ni no plena. Somos los demócratas lo que tenemos más o menos capacidad de reconducir las cosas cuando las cosas se tuercen.

Por ejemplo, yo no he entendido que hoy en la conmemoración de los 40 años después del triunfo de la democracia sobre el golpe se haya utilizado un Salón de los Pasos Perdidos, allí casi ocultos los diputados, el Rey y el Gobierno y se haya dejado vacío el pleno del Congreso, donde entraron los guardias civiles, donde entró Tejero y donde estuvimos secuestrados 18 horas. Eso no es que la democracia sea débil, es que son débiles los demócratas que se encargan de organizar que la democracia funcione.

"La democracia no es ni fuerte ni débil, somos los demócratas que en este momento somos algo débiles"

El día que los ciudadanos seamos capaces de fortalecer nuestros sentimiento de pertenencia a un país, seamos capaces de castigar a aquellos que no están comprometidos con la verdad a la hora de su actuación como demócratas, entonces llegará el momento en que tengamos la sensación de que la democracia es mucho más fuerte de lo que es ahora, pero repito, la democracia no es ni fuerte ni débil, somos los demócratas que en este momento somos algo débiles.

P - En ese homenaje del Congreso el gran ausente ha sido el rey Juan Carlos I, ¿qué opinión tiene sobre el papel que jugó en el 23 F y qué le parece que cuatro décadas después de salvador haya pasado a expatriado?

Cuando aquel 23F estaba sentando en el Congreso de los Diputados tuve 18 horas para pensar y tuve momentos en los que pensé que nos iban a mattar y momentos donde pensaba que podíamos salir. Al final salimos y salimos gracias a que el Rey paró el golpe de Estado y no me cabe la menor duda. Quien lo para es el Rey.

"Ha habido nubes que han ocultado la grandeza de aquel rey"

El Rey, como todo ser humano, ha tenido haberes y debes, como todo el mundo, ha hecho cosas buenas y ha defraudado en algún momento. El Rey Juan Carlos últimamente me ha defraudado, porque ha habido nubes que han ocultado la grandeza de aquel rey que fue capaz de renunciar a todos sus poderes a la muerte de Franco, que podía haberse quedado con el poder absoluto y aquel rey que el 23 de febrero por la noche decidió ponerse de parte de la democracia y no de parte de los golpistas.

Por lo tanto, en el debe y en el haber, valoremos, balanceemos y quedémonos con el término medio que es el que define a todas las personas. Aquel que no ha defraudado nunca o aquel que no se ha sentido defraudado nunca podrá entender la capacidad que tenemos los que sí hemos defraudado y nos han defraudado de poder perdonar, de poder comprender y de poder considerar a las personas.

Más Información
Imagen
Juan Carlos Rodríguez Ibarra

Rodríguez Ibarra, testigo directo del 23-F: "Pensé que nos mataban. Si salí vivo de allí fue por el Rey"

Imagen
my image

Ricardo Pardo Zancada, el golpista extremeño del 23F

Comentarios